Historicismo, liberalismo y postmodernismo en la sociedad actual

La historia nos enseña que las conclusiones acerca de las tendencias de pensamiento se deben tomar observando largos periodos de tiempo. Dentro de cada uno de esos periodos de tiempo, la sociedad cambia su forma de pensar de manera cíclica, en modas efímeras que, sobre todo afectan a la corteza, al ámbito externo del pensamiento. Sólo el análisis sosegado del conjunto de esas modas nos puede llegar a dilucidar si la sociedad, durante ese largo periodo de tiempo y, tras varias modas, ha cambiado realmente sus estructuras internas de pensamiento.

En la sociedad europea actual conviven tres grandes sistemas de pensamiento, los cuales se entremezclan entre sí, muchas veces de manera dispar y ambigua; otras veces uno se impone a los otros dos, aunque sea de manera débil e inconstante; y, finalemente, hay momentos en los que las contradiciones entre estos sistemas llevan a enfrentamientos dialécticos que, probablemente, acaben, no con la destrucción de uno y la supremacía de otro, sino con la reconfiguración de todos ellos.

El sistema historicista es el heredero del pensamiento premoderno, que consideraba que el mundo era una estructura fija, invariable y estable. La defensa de esta estabilidad garantizaba la pervivencia del mundo. El sistema historicista es dualista, pues diferencia ley y tradición (Ver: Tradición y Poder (II): Antigüedad). Defiende la especificidad frente a la universalidad; la raza, la religión, la lengua, la nación… Para el pensamiento historicista, los diferentes elementos socioculturales que definen una sociedad son elementos de barrera, muros que la definen y defienden  frente a otras culturas, razas, religiones, naciones… Según el historicismo, la persona está predestinada por su lugar de nacimiento, de cuyo influjo difícilmente puede huir. Las sociedades son estancas, impermeables; no existe mestizaje cultural, mas imposición y preeminencia o sumisión y extinción.

Probablemente el pensamiento liberal tiene sus raíces en las enseñanzas de filósofos griegos, como Heráclito o Aristóteles. Nace, a la vez que el historicista, en el siglo XVIII, y es heredero de los trabajos previos de teólogos, filósofos y científicos de la Edad Moderna. El liberal coloca al ser humano como medida de todas las cosas, por lo menos las que pertenecen al mundo, y rechaza el concepto inmovilista de la historia que preconizan premodernos e historicistas. La razón humana puede transformar el mundo. El sistema liberal no entiende de tradiciones, pues no puede aceptar códigos normativos que sean previos a la razón y al contrato social. Sólo hay una ley, ésta es igual para todos, y debe ser un elemento homogeneizador de la sociedad. Por encima de razas, religiones, lenguas y culturas, está la ley, a la cual todo ciudadano debe vigilar y respetar. Todos nacemos iguales, nadie está predestinado desde la cuna. Según el pensamiento liberal, las sociedades no son estancas, sino que son el fruto de continuos mestizajes, invisibles para los seres humanos cuando se éstos leen la historia de manera cortoplacista y fragmentada.

Durante más de un siglo se produjo un enfrentamiento dialéctico entre estas dos estructuras de pensamiento moderno, con momentos en los que alguna de ellas se impuso por encima de la otra. Estas batallas de la ideologías fueron incruentas, pero dieron soporte y justificación a otras guerras crueles y violentas (II Guerra Mundial, guerra de Corea, de Vietnam, de Argelia…). El desgaste que supuso este debate provocó que naciera una tercera corriente de pensamiento, la de la decepción y el desencanto: el postmodernismo. El postmodernismo ya no tiene fe en la razón, ni en dios, y centra su ámbito de referencia en el individuo, en el ego. Ya no hay tradiciones en el postmodernismo, sino caprichos y modas. Tampoco naciones, razas, culturas… todo ello es inestable, etéreo, corrompible. El postmodernismo fue el fruto del fracaso de dos sistemas modernos de pensamiento, y del conflicto que se generó entre ambos. Por eso tiene algo de temporal, como si fuera un sistema de pensamiento provisional cuyo objetivo es ser sustituido por otro más definitivo.

Conflicto a tres. Pero diferente. Lo que quizás ha conseguido el postmodernismo es romper esa estanqueidad ideológica entre historicismo y liberalismo. Lejos de destruir al contrario, como era quizás el objetivo de los ideólogos de la Guerra Fría, en la sociedad contemporánea se ha producido una “fusión fría” de los tres sistemas de pensamiento, de modo que historicismo, liberalismo y postmodernismo se mezclan en las ideas de un país, de un pueblo… de un individuo. No existe, si es que lo existió alguna vez, una pureza ideológica. Podemos ser historicistas, liberales y postmodernos, a la vez, incluso en un mismo argumento. Tomamos de cada sistema aquello que convenga a nuestra opinión y, aunque ésta sea contradictoria y su validez externa sea cuestionable, bien vale a nuestro sistema de ideas y de valores.

Si observaramos el camino que está tomando actualmente la sociedad europea (nacionalismos, populismos, xenofobia, brexit…), cabría pensar que nos estamos dirigiendo, de cabeza, hacia un futuro historicista. Con ello sólo nos centraríamos en una pequeña parte de la información que genera nuestra sociedad, que es la que más ruido hace (o la que más nos obligan a escuchar). Y, además, en un periodo de tiempo (años, quizás una década) que, desde un punto de vista histórico, es un plazo demasiado corto de tiempo como para extraer conclusiones. La ola historicista es, más que un “final de la historia”, una moda de corta duración que pronto será sustituida por otra diferente. Que, a un siglo vista, nuestra sociedad sea más abierta o más estanca, no puede ser medido a ojo de ser humano, sino a ojo de historiador.

2 comentarios en “Historicismo, liberalismo y postmodernismo en la sociedad actual

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s