Hacia una verdad quiral (II): lenguajes primarios y secundarios. Introducción a la máquina de aprehensión

A través de un hipotético lenguaje kernel hemos accedido a una matriz X, compuesta de imágenes de Verdad (imaVs) y las relaciones que éstas mantienen entre sí generando momentos de taut (T). La matriz X es la base de toda aprehensión, de modo que todo lo que está fuera de ella no puede ser aprehendido. Pero además, las imaVs contenidas en esa matriz no son imágenes perfectas de la Verdad; más aún, no podemos saber hasta qué punto se parece la imagen a su objeto representado. Se trata de una incertidumbre que nunca llegará a ser dilucidada. Sobre esta base imperfecta, pero estable, permanente e invariable de la matriz X, se constituirá toda acción de aprehensión.

La primera idea que debemos tener en cuenta es que la matriz X permite la aprehensión de un universo incoherente y contradictorio; de un caos donde la vida no puede tener lugar. Ningún ser vivo puede subsistir  en el espacio unidimensional de la matriz X. La aprehensión de los objetos que le rodean sería tan inquietante y errónea que le llevarían a la desestabilización. Si supervivencia significa adecuación con el entorno, no habría posibilidad de obtener información que permita a un ser vivo adaptarse a las condiciones del mundo que le rodea.

Lo primero que debe hacer por lo tanto la vida, es adaptar la información que recibe del medio ambiente al organismo que la contiene. Deberá elegir de, entre las casi infinitas imaVs entretejidas en la matriz X, aquellas que le permitan orientarse, protegerse, encontrar alimento. Y manipulará la información, la ordenará para aliviar la tensión caótica del universo escrito en la urdimbre de la matriz X.

El lenguaje primario podría definirse como el mecanismo o mecanismos capaces de “arrancar” de la matriz X ciertas imaVs, con sus relaciones y momentos de taut, para crear una matriz alternativa, que contenga esos imaVs, pero con relaciones y momentos de taut alterados lo suficiente como para permitir una aprehensión de supervivencia. El lenguaje primario adecua el universo a la vida. Ofrece una visión del medio que le rodea, sino perfectamente verdadero, por lo menos comprensible.

Se podría decir que el lenguaje primario “ilumina” una porción de matriz X, de la cual “arranca” los imaVs para crear una nueva matriz. Funcionaría del mismo modo que el lenguaje kernel, solo que este último actúa sobre la Verdad, y el primero, sobre las imaVs. La región de la matriz X iluminada por el lenguaje primario (y como luego veremos más adelante, también el secundario), se denominará plano X. La matriz alternativa donde se sitúan las imaVs arrancadas a este plano, plano Z.

 

Diapositiva3
Creación de los planos X y Z a partir del choque de un haz de lenguaje sobre la matriz X

Así como el lenguaje kernel y la matriz X son universales, estables y permanentes, el lenguaje primario y el plano Z son individuales, inestables y efímeros. El plano Z dura lo que dura la vida que lo ha constituido, y se va modificando a medida que ésta lo precisa para seguir viviendo. Corrige las incoherencias y contradiciones contenidas en la matriz X que, de no hacerlo, pondrían en riesgo a la vida. Las imaVs contenidas en el plano Z siguen siendo imágenes de verdad, y no son ni más verdaderas ni más falsas que las contenidas en la matriz X.

Por lo tanto, el lenguaje primario permite dibujar un espacio bidimensional sobre el cual la vida aprehende para sobrevivir. El plano X, que contiene las imaVs de la matriz X y que son iluminadas por el lenguaje primario; y el plano Z, donde se situarían las imaVs modificadas por este lenguaje. En cada uno de estos planos, las imaVs establecerían sus relaciones con otras imaVs, y de estas relaciones se obtendrían los momentos de taut para cada imaV. Por lo tanto, dos planos, dos imágenes de Verdad, dos momentos de taut.

Existen dos tipos de lenguaje primario: la sensorialidad y la experiencia física. A través de los órganos sensoriales el ser vivo recibe una información en bruto del medio ambiente que le rodea. Esa información será aprehendida, si no hay otros mecanismos secundarios que la estructuren, de un modo elemental, grosero; en términos de bienestar-dolor, frío-calor, plenitud-hambre… que le permitirán activar mecanismos de supervivencia básicos (protección, cobijo, alimento…). La sensorialidad sería un lenguaje primario pasivo. Por otra parte, la experiencia física, es la interrelación de la sensorialidad con los sistemas de relación, como puede ser el locomotor. Esto es, la información y experiencia obtenidas por los mecanismos de respuesta del organismo a un estímulo externo recibido a través de los órganos sensoriales constituiría el lenguaje primario activo.

Tanto sensorialidad como experiencia física son lenguaje porque, a través de ellos, se van a recoger ciertos imaVs presentes en la matriz X (aquellos que son necesarios para enfrentarse al medio que rodea al ser vivo), se van a “activar” en el plano X, a la vez que se arrancan y se trasladan, modificados, sobre el plano Z. Se trataría de un proceso similar a un “copia-pega”, en el cual hay una copia de imaVs que permanece inalterada (plano X) y otra que se transforma (plano Z).

El constructo bidimensional de planos XZ es propio, personal e intransferible para el elemento con vida que lo ha constituido. No es compatible con los constructos XZ de otros seres vivos que le pueden rodear. Dos constructos XZ de dos seres vivos diferentes presentarían una inconmensurabilidad similar a la de los universos cognoscitivos generados por diferentes lenguajes kernel. En caso de que no existiera más posibilidad que constructos basados en planos XZ, no sería posible la comunicación intra o interespecie. El lenguaje primario es propio y personal, intraducible fuera del elemento vivo sobre el que ejerce su función.

Para que se pueda constituir una comunicación intra o interespecie, es necesaria la existencia de un elemento que neutralice las diferencias entre los planos XZ de los diferentes seres vivos. Un elemento que “tampone” la incomensurabilidad de esos constructos y permita una puesta en común los elementos aprehendidos. Ahí es donde entran los lenguajes secundarios. Estos tendrían un funcionamiento similar al de los lenguajes primarios: “arrancarían” imaVs de la matriz X, pero ya no sólo para constituir un plano Z, personal, independiente y transferible, sino también otro plano Y, que representaría un sumatorio vertical-historicocronológico y horizontal-social de los planos Z con los que el ser vivo puede haber tenido o tiene cierta relación. La estructura compleja del plano Y será explicada en próximos capítulos.

Plano Y= Σ planos Z (a lo largo de la historia y a lo ancho de la comunidad)

Lenguaje secundario es todo mecanismo de comunicación entre seres vivos: desde los procesos más simples a nivel celular (citoquinas, receptores de membrana…) hasta los más complejos como pueden ser los sonidos emitidos por los animales (y su culmen, las lenguas humanas); lenguaje musical, matemático; ciencias, arte, artesanías, danzas y bailes; gastronomía, moda… Todos ellos son capaces de “activar” hacia el plano X ciertas imaVs de la matriz X, alterar un plano Z ya creado desde el lenguaje primario, y constituir el plano Y.

  • Lenguaje kernel: Construcción de matriz X
  • Lenguaje primario: Construcción de planos X y Z
  • Lenguaje secundario: Construcción de planos X, Y y Z

¿De dónde procede esa capacidad de los lenguajes primarios y secundarios de iluminar y arrancar imaVs? ¿Qué son realmente esos lenguajes? ¿Qué relación tienen con el lenguaje kernel? Hay que tener en cuenta que, desde aquí, se está lanzando una hipótesis cuya comprobación empírica, científica, lógica o matemática no es posible. Y que, además, tampoco se puede “dar forma y substancia” a las dos estructuras básicas a partir de las cuales se constituye la hipótesis (Verdad y lenguaje kernel). Por lo tanto tampoco es posible adentrarse en la naturaleza de los lenguajes primarios y secundarios. Podríamos imaginar que el lenguaje kernel no sólo tiene efecto sobre la Verdad, sino que también influiría directamente sobre la matriz X y sus imaVs. Desde esa suposición, los lenguajes primarios y secundarios serían modificaciones (desdoblamientos, replegamientos, condensaciones, reducciones, selecciones…) de esa propiedad “marginal” del lenguaje kernel.

El constructo de planos XYZ conforman una máquina de aprehensión: cada uno de los tres planos contiene una imagen de verdad: el plano X, el valor estable y universal contenido en la matriz X; el plano Z, el valor personal e intransferible, necesario para la supervivencia del individuo; el plano Y, el valor “tampón” que permite poner en común los diferentes modos de aprehensión de la Verdad. La máquina de aprehensión generará una imagen de Verdad, que será el fruto de esos tres planos, esas tres imaVs, esos tres momentos de taut. Idea (I) es la imagen tridimensional de Verdad , esto es, el sumatorio de los momentos de taut generados por una imaV en cada uno de los tres planos de la máquina de aprehensión.I= Tx+Ty+Tz

La idea es, por lo tanto, el germen de nuestra aprehensión, el átomo a partir del cual todo ser vivo construye su visión del mundo que le rodea. Será alrededor de este concepto de idea, su constitución y sus propiedades que se irá explicando el funcionamiento de la máquina de aprehensión en los próximos capítulos.

Diapositiva4
Representación de dos ideas (I1 e I2) a partir de cada una de las proyecciones de las imágenes de Verdad (imaV) sobre los tres planos de una máquina de aprehensión

6 comentarios en “Hacia una verdad quiral (II): lenguajes primarios y secundarios. Introducción a la máquina de aprehensión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s