Hacia una verdad quiral (XII): El lenguaje extendido y su democratización

Las máquinas de aprehensión no están diseñadas para trabajar en entornos de verdad-mentira, sino de validez-no validez. La validez va a tener un valor intrínsecamente individualizado en cada máquina, pues ésta se ve sometida a la contundente influencia de la Realidad, la región de la Verdad que entra en relación con dicha máquina. La Realidad, siendo Verdad Absoluta que se manejaría en su raíz primitiva según los principios del 1+1=1, no se va a comportar del mismo modo en todas y cada una de las máquinas, pues mientras la Verdad es Verdad-en-sí, la Realidad se trata de Verdad-en-otro. Otro componente de la validez es el externo, el del ambiente social en el que se encuentra inscrita la máquina. Así como los lenguajes secundarios son tecnologías que se generan a partir de lenguajes primarios, y el plano Y es considerado un melting-pot de planos Z históricos y coetáneos, la realidad social podría definirse como la agregación a lo ancho y largo de la sociedad de todas las Realidades individuales. Finalmente, la validez tiene ese carácter universal que le otorga la fuente inicial desde la que se crea la máquina: el lenguaje kernel.  Aunque éste sea universal, no modificable y estable, no significa que el lenguaje kernel sea correcto: más aun, es a causa de sus imperfecciones que es necesaria la constitución de máquinas de aprehensión.

Si no es posible acceder a la Verdad, y la validez va a depender de la máquina de aprehensión sobre la que se aplica la Realidad, podríamos concluir que la aprehensión de las ideas va a llevarse a cabo sobre una inestable urdimbre, de la cual nunca se va a poder extraer ninguna conclusión que tenga validez general, esto es, que pueda ser utilizada por no importa qué máquina de aprehensión. Tal vez sea así, y es inevitable. Pero entre la Verdad Absoluta y el todo-relativismo hay un espacio indefinido de existencia de la idea, en principio no compartimentalizado, no controlado y, por lo tanto, sometido a caos. Sin embargo, entre “solo hay una Verdad” y “no hay Verdad alguna” bien podrían definirse grados: pueden darse casos de ideas que sean aceptadas por un grupo mayoritario de máquinas; otras que, aunque difieran entre grupos de máquinas, su estructura básica es similar; y otras ideas en las que ninguna máquina se podrá poner de acuerdo. Por lo tanto, todo no es relativo, sino que esa relatividad de la idea aprehendida puede ser compartimentalizada, graduada, disecionada, hasta el punto que, a pesar de que nunca lleguemos a saber cuál es la Verdad, no todo vale.

A partir del momento que aceptamos que existen grados en la relatividad de la idea, podemos buscar una que sea, aparentemente, lo más parecido a la Verdad: una idea que esté casi libre de contradicciones, y que pueda ser utilizada por no importa qué máquina de aprehensión para su supervivencia y vida en sociedad. Una idea así tendría aspecto de Verdad Absoluta, pero solo en apariencia: aunque sea válida para todas las máquinas de aprehensión, una idea puede situarse en las antípodas de la Verdad. A esta idea todo-válida la denominaremos verdad quiral. Se trata de una imagen en espejo de la Verdad Absoluta, pero no es superponible con ella. Puede ser confundida con la Verdad-en-sí, pero tan solo se trata de una sombra de la misma, de una idea que contiene solo validez, no verdad. Para acceder a las verdades quirales, en el seno de la sociedad de máquinas de aprehensión se deben de producir dos procesos, los cuales están íntimamente ligados entre sí: la democratización del lenguaje extendido y la unificación de planos Y.

La verdad quiral, como idea que es, forma parte de ese conglomerado cuántico que se ha definido como chicle de Verdad y lenguaje, que es lo que realmente es una máquina de aprehensión. En ese chicle hay un componente estable, la Verdad, y otro modificable, el lenguaje. Éste, aunque es generado desde el lenguaje kernel, un elemento casi tan estable y universal como la Verdad, puede desdoblarse, manipularse y así transformarse en otros lenguajes: primario y secundario. De la suma de estos dos tipos de lenguaje surgirá el haz de lenguaje, germen de la máquina de aprehensión. Una idea universal, aceptada por todas las máquinas, exigirá el uso de un lenguaje que sea similar para todas las máquinas. El haz de lenguaje deberá iluminar áreas de los planos XYZ similares para todas las máquinas, de modo que existan unas áreas de luz y oscuridad compatibles. A partir de este haz de lenguaje compatibilizado, se generarán imaVs, cuyos sumatorios momentos de taut serán, sino iguales, si afines en todas las máquinas. Por lo tanto, el lenguaje que utilicen las máquinas deberá estar homogeneizado. Probablemente la homogeneización del lenguaje exija su ampliación y no su restricción. A partir de lenguajes mínimos se puede alcanzar consensos amplios, pero estos lenguajes mínimos generarán un haz de lenguaje que iluminará estrechos territorios de los planos XYZ. Un lenguaje mínimo, por muy universal que sea, no permitiría aprehender suficientes ideas como para sobrevivir: la aprehensión a través de ese lenguaje sería superada por la Realidad de cada máquina. Como efecto rebote de ese lenguaje mínimo podría producirse la hipertrofia de los lenguajes íntimos de la máquina, esto es, los primarios, con los que podría generar actitudes de supervivencia al medio, aunque en este caso sería a costa de alejarse del lenguaje mínimo de consenso y, con ello, poner en peligro su socialización. Un lenguaje homogeneizado amplio cuyo haz de lenguaje ilumine extensos territorios de los planos XYZ permitirá a todas las máquinas encontrar recursos de aprehensión comunes con los que sobrevivir al contacto con esa Verdad-en-otros que es la Realidad.

Lenguaje homogeneizado, extenso y… utilizado por todas las máquinas de aprehensión. Si solo un grupo de máquinas tuviera acceso a ese lenguaje extendido, mientras que el resto tuviera que conformarse con lenguajes más heterogéneos y limitados, la sociedad de las máquinas de aprehensión sufriría los choques de las diferentes ideas producidas por cada uno de estos lenguajes. No habría verdad quiral, pues no todas las máquinas aceptarían la aprehensión de la idea del grupo de lenguaje extenso: cada cual trataría de imponer su idea, su “verdad”. Por lo tanto, la verdad quiral exigiría, además, la democratización de ese lenguaje extendido: todas las máquinas de aprehensión utilizando el mismo lenguaje que, además, es el que provee un haz de lenguaje más amplio.

¿Y cuál sería la naturaleza de ese lenguaje extendido? Volviendo al concepto de lenguaje mínimo, su haz estaría compuesto en lenguaje primario y secundario. El lenguaje primario, propio de cada máquina, no puede minimizarse: es el que es, aunque pueda ser transformado a través del contacto con otras máquinas, por medio del lenguaje secundario. Si una máquina utiliza un lenguaje mínimo es, por lo tanto, porque anula, restringe su lenguaje secundario. En el lenguaje extenso sucedería lo contrario: permaneciendo estable el lenguaje primario, se amplificaría el lenguaje secundario, hasta el punto de que la influencia que tenga el primario sobre el haz de lenguaje, aun existiendo (no puede eliminarse), se reduciría drásticamente.

El chicle que se obtiene de la mezcla de la Verdad con ese lenguaje extendido y democratizado tendría una consistencia homogénea, proclive para que en su interior se generen ideas de consenso, no entre unas pocas máquinas, sino entre todas las máquinas, a lo largo y ancho de una sociedad. Y esas ideas son lo que aquí se llaman verdades quirales… aunque no sean verdaderas.

Un comentario en “Hacia una verdad quiral (XII): El lenguaje extendido y su democratización

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s