Sobre la Ley y las víctimas

Cada cierto tiempo se producen crímenes horrorosos que soliviantan a una sociedad instalada en la era de la información instantánea (Y muchas veces no corroborada). Las descripciones de esos hechos luctuosos son tan extensas y minuciosas, que provocan no poco revuelo en la imaginación del público. Es entonces cuando los micrófonos se ponen al servicio de las víctimas, o de las familias de las víctimas, para que, a través de ellos puedan expresar sus sentimientos por la pérdida de un ser querido, o su deseo de venganza (o clemencia) contra el criminal.

Al entregar a la víctima un espacio de audiencia pública, esos sentimientos, esas emociones, esos deseos son recibidos por toda la sociedad. Lo que debería ser una opinión íntima de un ciudadano anónimo, se transforma en un dogma que debe ser aceptado por toda la audiencia, so pena de ser considerado colaborador intelectual del crimen. Padres y madres de hijos vilmente asesinados por psicópatas asesinos se convierten, no sino en contra de su voluntad, en creadores de tendencia de opinión pública. Así, estas víctimas son aprovechadas/utilizadas/manipuladas por poderes mediáticos y políticos para generar en la población posiciones favorables a ciertas políticas o cambios legislativos.

Así se ha visto no hace muchas semanas en el Congreso de los Diputados, en la sesión en la que se debatía la derogación de la prisión permanente revisable. Un debate, además, al calor de un crimen horroroso (el del niño Gabriel en Almería). El partido que deseaba mantener esta figura en el código penal ha llenado el palco de invitados del Congreso con las familias de víctimas que están a favor de la prisión permanente revisable. Frente a su dolor y su deseo de justicia y venganza se colocan los partidarios de la derogación de esta figura legal… pero ¿cómo pueden ser tan insensibles ante las víctimas? ¿Qué votarían si estuvieran en ese palco, y no en su confortable sillón del hemiciclo?

Hay razones para apoyar o para rechazar la prisión permanente revisable. En eso no voy a entrar en este artículo. Las leyes deben velar por el interés general, de todos los ciudadanos, y no de un grupo concreto, por mucho que haya sufrido. El legislador y, en este caso los diputados, deben decidir independientemente del dolor de las víctimas. Tienen que permanecer insensibles a su sufrimiento. Porque la ley no puede ser creada a medida de ciertas personas, grupos de presión. Eso sí, una vez tomada la decisión sobre la ley, una vez votada, una vez derogada o apoyada, es entonces cuando el legislador, el diputado, puede abandonar el escaño y ofrecer su aliento, ánimo y apoyo a las víctimas y a sus familias.

¿Qué votaría yo si estuviera en su lugar? Si yo fuera una de esas familias que han perdido a un ser querido en circunstancias tan macabras, no dudéis que sería el más intolerante de los intolerantes. Prisión permanente revisable. Cadena perpetúa. Pena de muerte. Torturas cruentas y humillación pública del criminal. Además, estaría a favor de la libre adquisición de armas de fuego, así como de su uso en cualquier situación en la que alguien se sienta amenazado. Y si un partido político me diera un altavoz con el cual poder expresar públicamente mis sentimientos para así influir en el público, lo aprovecharía hasta el último aliento de mi voz. Pero, en verdad, mi opinión sería la más injusta, la más parcial, la más arbitraria. Estaría cegado por el odio y el sentimiento de venganza. Aunque comprensibles, mis planteamientos no deberían ser aceptados como criterios sobre los cuales establecer ciertas legislaciones.

A la víctima hay que apoyarla, ayudarla, ofrecerle solidaridad y consuelo. Pero su dolor no debe ser transformado en un arma con la cual manipular a legisladores y ciudadanos. Su opinión, que suele ser la más injusta de las opiniones, debe ser escuchada, pero jamás utilizada como referencia moral o legal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s