No todo son datos científicos

 

biblio
meme aparecido en Bioblibioteca

En mi opinión, el problema de la masiva aceptación de las supersticiones va más allá de una deficiente cultura científica o de un presentador de televisión que las aliente. Mas aún, posiblemente muchos antivacunas o escépticos con el cambio climático estén mucho más informados que la inmensa mayoría de las personas que creemos en las vacunas o en la realidad de un cambio climático provocado por el ser humano. Otra cosa es que sus fuentes sean dudosamente “científicas” y sufran de un fuerte sesgo de autoconfirmación.

Por una parte, el cientificismo ha hecho mucho daño a la ciencia. La ciencia no es un instrumento capaz de dar respuestas generales a problemas generales, y sin embargo, en nombre de la ciencia, se ofrecen todo tipo de conjeturas que no pueden ser demostradas científicamente. La teoría del “gen egoísta” de Richard Dawkins, por ejemplo, por mucha base científica que posea, está al mismo nivel que las hipótesis creacionistas a la hora de explicar el origen de la vida. Lo único que diferencia a Dawkins de los creacionistas (en este caso concreto) es que el primero puede hacer uso del criterio de autoridad de la ciencia para defender su tesis. ¿Principio de autoridad? ¡Si lo primero que hicieron los científicos modernos (Descartes, Galileo Galilei, Vesalio…) fue destruir el principio de autoridad no apoyado en evidencias empíricas o científicas!

Por otra parte, hay que tener cuidado con exigir a la ciencia predicciones exactas basadas en modelos complejos. Ya avisó Karl Popper de esta limitación en la “Miseria del historicismo”. Cuando los científicos del clima predicen que la Tierra se calentará exactamente x grados en n años, lo están calculando en base a unos modelos predictivos muy complejos, con gran cantidad de variables no controlables. Todos los modelos climáticos fracasarán tarde o temprano si se les exige una precisión tan grande en sus predicciones. Y junto a todo fracaso de la ciencia hay un escéptico que se está frotando las manos. Como dijo el matemático George Box “Essentially, all models are wrong, but some are useful”.

Finalmente hay aceptar que los límites de la ciencia básica no son los mismos que los de la ciencia aplicada. Por ello, muchos pacientes cuyas patologías no se encuadran dentro de un cuadro anatomo-clínico teórico, y solo presentan síntomas (cefaleas, lumbalgias, dolores abdominales…) son marginados por la medicina científica: se les considera “no físicamente enfermos” y se les dice que su enfermedad “está en la cabeza”. Esto genera una desconfianza en estos pacientes quienes, muchas veces, abandonan la medicina científica para buscar soluciones en la homeopatía, curanderismo y demás “terapias” alternativas.

Por ello, además de datos científicos brutos, a la gente hay que enseñarles a “leer la ciencia”, a “criticar la ciencia” y a “utilizar la ciencia”. Y esto se consigue justamente con disciplinas que están siendo arrinconadas en los currículums educativos, esto es, las humanísticas: sociología, historia y filosofía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s