… Y Dios creó la violencia

Según cuenta el Génesis, Dios creó el mundo en seis días… y al séptimo descansó. Adán y Eva, la primera pareja de esa Creación, vivían en el Paraíso. La naturaleza les ofrecía todo aquello que necesitaban. Adán y Eva se guiaban estrictamente por las leyes naturales, aquellas que había establecido Dios, y sobre las cuales había diseñado cielo y tierra, fuego y agua, animales y plantas, hombre y mujer. El código genético ofrecía tanto a él como a ella toda la información que necesitaban para vivir.

Si nos atenemos a los textos de la Biblia, Adán y Eva son los primeros hombre y mujer y, también, los únicas personas que vivieron sin cultura, esto es, sin ninguna herramienta, material o intelectual, cuya transmisión de generación en generación no implique procesos genéticos (naturales). Son, tal vez, las únicas personas salvajes que jamás hayan pisado nuestro mundo: absolutamente naturales y, por lo tanto, naturalmente buenas según los principios de Rousseau.

Adán y Eva vigilaban y cumplían estrictamente las leyes naturales, y solamente las leyes naturales. Hasta que un día tuvieron la tentación de transgredirlas o, mejor aún, de superarlas. Porque, a fin de cuentas, todo intento de violar un código legal supone el deseo de situarse por encima de él, liberarse de las ataduras, “ser más”; incluso en este caso también podría decirse “ser Dios”. Y, así Adán y Eva probaron el fruto prohibido: llevaron a cabo un acto que no estaba escrito en las leyes naturales. Entre los cientos, miles de manzanos que en aquella época poblaban el vergel del Paraíso, fueron a elegir aquel al cual no tenían derecho a tocar. No era necesaria una prohibición expresa por parte de Dios; él no necesitaba revelar órdenes explícitas: las leyes que hacían funcionar el mundo expresaban de forma visible su voluntad. Tal vez, simplemente, el manzano estaba en una colina de difícil acceso, y Adán y Eva fabricaron bastones con varas para escalar hasta la cima. Tal vez, los frutos colgaban de las ramas más altas, y lanzaron piedras para que cayeran al suelo. O, tal vez, la piel era muy correosa, y tallaron en sílex una cuchilla para mondarla. Bastón, proyectil o cuchillo, Adán y Eva precisaron de una tecnología no contenida en el conocimiento de sus genes para poder degustar semejante manjar. Por primera vez en la historia del homo sapiens en particular, y del mundo animal en general, se violaban las leyes no escritas de la naturaleza.

La reacción de Dios no se hizo esperar. Pero, al contrario de lo que se lee en libros sagrados, puede que no se enfadara con Adán y Eva. Así como un padre acepta algunos actos de rebeldía de sus hijos como un peaje hacia la emancipación, Dios comprendió que esas dos personas habían logrado independizarse, de cierta forma, de las restricciones que él mismo les había impuesto. Ya no necesitaban el Paraíso porque ellos mismos estaban capacitados para construirse uno propio. No solo habían conseguido alcanzar y degustar una deliciosa manzana sita en un lugar inaccesible: habían creado la primera pieza de cultura; el primer objeto en cuya manufactura no se había implicado directamente fuerza divina alguna.

La expulsión del Paraíso, al cual se vieron sometidos Adán y Eva, no fue sino el último hálito creador que faltaba por ofrecer Dios al mundo. Porque con el desahucio forzado Dios creó la violencia y se la entregó a los hombres y mujeres que poblaron la Tierra. Y con la violencia, las personas pudieron construir una sociedad desigual, formada por acaparadores y productores. Y fue a través de ese gradiente de desigualdad que se pudo acumular el excedente necesario para la creación de objetos culturales, muchos más complejos que ese bastón, ese proyectil o esa cuchilla.

Por eso Dios creó la violencia. Y entonces ya pudo descansar tranquilo por los Tiempos de los Tiempos. Amén.

2 comentarios en “… Y Dios creó la violencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s