Racistas xenófobos de mierda

67881994_2318891191659836_8622656225546338304_n.jpgQuizás, antes de insultar en un tweet estas opiniones, habría que analizar un poco las razones por las que algunas personas expresan ideas del tipo “… pues llévatelos a tu casa”. Porque seguramente, entre ellos, habrá algunos “racistas xenófobos de mierda”, pero, muy probablemente, la inmensa mayoría no lo son.

Un claro ejemplo es el de las narcosalas. Necesarias para mejorar la calidad de vida de los drogodependientes, y evitar situaciones límite de sobredosis, infecciones por vía parenteral y envenenamientos por mala calidad de la droga que en los años 80 eran tan comunes.¿Quién quiere tener una narcosala en el local de debajo de su casa? ¿Quién prefiere que abran una biblioteca, una clínica dental o una pastelería?

Pues las narcosalas, socialemente necesarias, pero también potenciales fuentes de conflictos sociales, no se suelen abrir allí donde tal vez resultarían más útiles: en los centros de ciudad, que suelen estar bien conectados a través de autobús, metro, tranvía… Y es que estos son barrios gentrificados, donde se afinca la burguesía y se abren cada vez más apartamentos turísticos. ¡Qué feo poner una narcosala al lado de un Starbucks o de la tienda de Louis Vuitton!

Las clases más modestas, incapaces de hacer frente a los alquileres y a las hipotecas de los centros de ciudad, tienen que retirarse a barrios peor conectados, con peores servicios y, generalmente, con mayores problemas sociales. Es allí, en los barrios modestos, donde las autoridades instalan esas narcosalas. Aunque al heroinómano las pase canutas encontrando la calle, aunque no haya metro ni tranvía, aunque no haya siquiera ningún foco de drogadición histórico en la zona… El alcalde, o alcaldesa, no tendrá reparos en inaugurar una narcosala al lado de la carnicería halal de Mustafá o de la librería de barrio que está a punto de cerrar por culpa de amazon.

Los vecinos se enfadarán. Ya tienen suficientes problemas como para que les metan otro más. Y muchos dirán “que abran la narcosala en la casa del alcalde”. Entonces se les tildará de ignorantes, insolidarios, malos ciudadanos… de mierda.

Esos insultos casi siempre los vertirá un burgués instalado en la superioridad moral que le otorga el saber que esa narcosala nunca será abierta en los bajos de su bloque de viviendas, donde acaban de inaugurar un Apple Store.

Entonces, esos vecinos, expulsados de los centros de ciudad por la especulación inmobiliaria, y limitados geográficamente a su “ghetto” por la falta de transporte público y porque no se pueden permitir adquirir un coche ecológico AA+ que les abra calles limitadas al tráfico “verde”, se sentirán insultados, menospreciados y humillados. Pero en vez de lanzar su odio hacia el directivo de banca que vive plácidamente en el barrio de Salamanca, conduce un Tesla megaguapo y megaecológico, y se puede permitir ir en metro a cualquier punto de Madrid, el vecino de la barriada humilde cargará contra ese toxicómano que ni le ha insultado, ni le ha robado, y está tan harto como él de tener que acudir día tras día a una narcosala tan remota.

De esta manera, cuando alguien, por el hecho de expresar un sentimiento, recibe como sola respuesta “racista xenófobo de mierda” puede que, después, busque consuelo en aquellos que, aparentemente, le comprenden y apoyan. Aquellos que nunca le humillarán porque haya dicho “… pues llévatelos a tu casa”. Aquellos que, incluso, con sus declaraciones públicas, le darán la razón. El problema es que esos que entienden y apoyan al vecino del barrio humilde son los verdaderos “racistas xenófobos de mierda” que, como Vox, están creciendo en todos los países de Europa. Y eso gracias, entre otras razones, a que la izquierda cada vez se encuentra más encaramada a una superioridad moral, de la cual es muy difícil descender para escuchar y tratar de entender a aquellos que no son capaces de estar a su altura.

Un comentario en “Racistas xenófobos de mierda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s